miércoles, 29 de febrero de 2012

Fin de semana en Londres

Hacía muchos años que no iba a Londres, y ya que queda tan cerca de Bristol (apenas a dos horas y media en coche) decidí organizar un fin de semana trepidante de ver y rememorar los típicos sitios turísticos, intentar arrasar con medio Candem, sacar mil fotos, perderme en el British Museum, pasear por Convent Market y comer sentada a la orilla del río...
Mientras suena el centrifugado de la lavadora, que la pobre está a destajo, he descargado algunas fotos que compartiré con todos/as de mi fin de semana en la gran ciudad. 
Londres es una ciudad de la que me enamoré desde la primera vez que la pisé. Me encanta la mezcla de culturas, callejear hasta que te duelan los pies, lo cosmopolita que es, los tesoros que puedes encontrarte... Eso sí, creo que no viviría en ella mucho tiempo. Al igual que tiene lo bueno de las ciudades (y sin las que yo no podría vivir) también tiene sus desventajas. Su caos, su tráfico, su demasiada gente, las colas para sacar el ticket del metro, sus precios en algunas cosas, la poca calidad de vida a la larga... Aún así, Londres enamora y es un lugar al que hay que ir al menos una vez en la vida.
Ahí van algunos documentos gráficos.



El Big Ben, majestuoso como siempre y parte del parlamento británico.



La luz del atardecer me ayudó a hacer esta foto del Tower Bridge, que me encanta.

 

El British Museum. No lo recordaba tan grande. Me encanta el arte y siempre suelo ir a museos... pero tengo que reconocer que al salir de aquí reflexionas sobre el expolio a determinados países.



A la entrada del Apple Market, en Covent, nos encontramos con esta sorpresa. Dos estupendos "malabaristas" de lo más carismático.

 

Y ya dentro de Apple Market, con sus puestos cargados de objetos artesanos.




Y a la hora de comer, ¿qué mejor que ir a Candem Town y elegir entre toda la variedad de comidas del mundo?



 Y aquí te podrás sentar a degustar la comida que te ha servido la señora de arriba. ¡Qué gusto!




Y hasta aquí mi fin de semana en Londres.
See you!


Un beso

3 comentarios:

  1. Estuvo genial.

    1) En la primera foto se ve a la chavala que, un segundo más tarde, me preguntó si le podía sacar una foto con su novio y el Big Ben detrás.

    2) Yo no sabía que el puente de antes de Benny Hill era azul.

    3) De acuerdo en lo que dices del British Museum.

    4) Estos dos, y sobre todo el de rojo, me hicieron aplaudir a rabiar. (Por cierto, pocas veces vi un sombrero con tantos billetes y tan pocas monedas como el que pasaron tras la actuación).

    5) Mu-bo-ni-to

    6) Lo que más molaba eran los platos de muestra para que te hagas una idea de lo que vas a comer. Eso y los chinos dando muestras gratuitas de comida.

    7) Mientras comíamos ahí fue cuando me dio el agobio del genterío.

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de ciudad. Estuve hace cuatro años y tengo mil ganas de repetir. Como dices es esa mezcla cultural y todas las posibilidades de pasear y encontrar sitios maravillosos lo que te atrapa desde el minuto uno.
    Yo sí viviría un tiempito largo en London.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me das una envidia brutal, estoy aprendiendo inglés con una amiga inglesa/española, en cuanto pueda me marcho a nuevos puertos.

    Juanjo.

    ResponderEliminar