domingo, 1 de marzo de 2015

El Tequio: tu tiempo para la Comunidad.



Siempre me ha parecido digno de estudio y de admiración el trabajo realizado por los pueblos en la búsqueda común de la superación y de la mejora  de las condiciones de vida. Este trabajo se ha dado en muchos lugares del mundo a lo largo de la historia, aunque hoy voy a hablar del llamado Tequio.

La palabra Tequio viene del Náhuatl, lengua utoazteca que hablaban un grupo de pueblos indígenas de Mesoamérica (principalmente México). Para entendernos, el término viene a significar “trabajo o faena que todo individuo debe a la Comunidad por el hecho de pertenecer a ella”.  Tan ancestral es el término como la acción humana de ayudar y de formar parte de un proyecto común.

El tequio además de una costumbre era pieza fundamental de la estructura social de la época, haciendo que, además de conseguir un objetivo común, el individuo conviviera y se integrara con el resto. Entonces era, principalmente, una tarea de reconstrucción de caminos, santuarios y todo aquello que pudiera repercutir en el bienestar general. Era un deber del individuo para con el pueblo y así se asumía. Estaba lejos de ser una pesada obligación. Lo lógico y normal era participar en este intercambio  de labores.

Pero llegaron los señores conquistadores, con sus tan buenas y conocidas formas, y enseguida apreciaron en todo aquel engranaje un buen filón. Ahora iban a ser los vejados indígenas de la zona los que bajo su mandato realizaran trabajos forzosos gratuitamente, una especie de impuesto obligatorio del que nadie estaba a salvo. De esta forma garantizaban mano de obra gratis, sumisa y rápida en el nuevo territorio en el que acababan de desembarcar. Vamos, lo que ha sido la esclavitud de toda la vida.

Actualmente, el Tequio sigue formando parte de muchos pueblos de Iberoamérica, obviamente con las diferencias lógicas que ha marcado el tiempo, desde el abanico de tareas que se abarcan y el tiempo de dedicación, hasta la voluntariedad . De hecho, en Constituciones de algunos Estados, como en la de Oaxaca en su artículo 12, se le nombra: “…Las autoridades de los Municipios y Comunidades preservarán el Tequio como expresión de solidaridad según los usos de cada Pueblo y Comunidad indígenas. Los Tequios encaminados a la realización de obras de beneficio común, derivados de acuerdos de las asambleas, de las autoridades municipales y de las comunitarias de cada Pueblo y Comunidad indígena, podrán ser considerados por la Ley como pago de contribuciones municipales; La Ley determinará las autoridades y procedimientos tendientes a resolver las controversias que se susciten con motivo de la prestación del Tequio.”

A día de hoy, el Tequio es un derecho y deber social en el que las personas que participan adquieren cierto reconocimiento moral entre el pueblo. Es considerar la vida desde un punto de vista altruista, comunitario e integrador. La unión y la fuerza de los pueblos. Es beneficiar a los de ahora y a los que vendrán después, igual que nosotros hemos sacado partido de luchas ya pasadas. Porque, aunque se nos olvide con frecuencia, somos parte de una comunidad y eso significa algo. 

































martes, 8 de julio de 2014

La valentía hecha mujer: Las Patronas


Existen en Guadalupe (también llamada La Patrona), localidad del municipio de Amatlán de los Reyes, en el estado mexicano de Veracruz, unas mujeres valientes, fantásticas y generosas. Son las llamadas Patronas.
Se llaman así además de por ser del lugar, porque en México se denomina así a alguien con autoridad, pero también a alguien que ayuda, que cuida de los que más lo necesitan.

El grupo de unas quince mujeres, desde hace ya casi veinte años, prepara cada día con sus propios recursos y alguna donación privada frijoles, arroz, sopa, agua, etc. Normalmente suelen ser alimentos de primera necesidad aunque alguna vez, si hay suerte, pueden repartir alimentos más preciados como atún, aceite o fruta.

¿Y a quién ayudan Las Patronas?

  Las Patronas además de ayudar a la gente de la zona, centran su labor en los migrantes centroamericanos que han partido de sus países de origen hacia Estados Unidos en busca, cómo no, de una vida mejor.

Cada año, alrededor de 400.000 inmigrantes intentan surcar todo el país azteca hacia su meta final. Son muchas las formas en las que realizan la travesía; a pie, haciendo autostop, en tren…
Es precisamente con este último medio como suelen pasar por Veracruz. Se cuelan agarrados/as a vagones de trenes de mercancía, como pueden, encaramados/as, dejando atrás a los suyos y adentrándose en el camino y la búsqueda de oportunidades. El recorrido está muy lejos de ser cómodo y afable. Todos rezan porque el frío y el hambre sólo pasen de puntillas y sean los únicos que viajen junto a ellos/as, y que no aparezcan las temibles y desalmadas mafias del crimen organizado, que secuestran cada año, durante su paso, a más de 20.000 personas, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos. También muchas mujeres de las que viajan son humilladas, mutiladas y violadas por estas bandas. Otros/as, directamente desaparecen sin dejar rastro y sin que sus familias en sus países de origen sepan nada de su paradero. A muchos solo les queda suponer y desear que su familiar haya logrado cruzar la frontera y empezar de cero en el país de las posibilidades.

En este espeluznante paisaje, aparecen nuestras protagonistas, Las Patronas. Una luz en el camino, al pie de las vías del tren, del llamado Tren de las Moscas, porque es así como viajan, o La Bestia, por su tamaño y poderío.

Cada día, nuestras valientes se colocan estratégicamente para que en el momento en que pase el tren, puedan llegar a las máximas manos que esperan la ayuda. Por suerte, muchas veces, el maquinista da la señal acústica y aminora la velocidad para que la tarea se lleve a cabo con mayor éxito.

Muchas de Las Patronas han sufrido represalias y falsas acusaciones desde algunas esferas pero ellas han seguido luchando por los derechos de las personas, criticando lo que había que criticar y prestando el apoyo que creen que deben dar, totalmente entregadas a su causa, de forma completamente altruista.


El honor de ser Patrona

Cualquier alabanza y reconocimiento hacia estas mujeres se hace poco. En 2013 se les otorgó el Premio Nacional de Derechos Humanos por la labor que vienen realizando desde 1995.
Norma Romero Vázquez, portavoz del grupo, fue la encargada de recoger la honrosa medalla, denunciando la situación que viven estas personas, dejando claro además el lema que las mueve en su día a día: No hay personas ilegales.




Algunas imágenes de nuestras heroínas y su labor: 




















martes, 11 de febrero de 2014

Esterilizaciones forzosas en Perú: Diario de una barbarie.



Estando en mi casa de Gran Canaria, hace un tiempo, mientras repasaba unos apuntes de la carrera, tenía la televisión puesta de fondo a un volumen no muy alto, vamos, sin hacerle demasiado caso. Algo de repente llamó mi atención e hizo que dejara de lado lo que estaba haciendo y subiera el volumen. En la pantalla, en primer plano, salía una mujer de mediana edad, de rasgos indígenas que denunciaba con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada la barbarie que le habían hecho.

Decidí investigar, informarme y llegar más a fondo sobre el asunto. Me enteré de que aquel horror se había llevado a cabo en varios momentos de la Historia y en varios puntos del mundo. Se trataba de las esterilizaciones forzadas.

Quiero centrarme en el caso peruano, primero, por las peculiaridades del mismo, segundo, por ser el de aquella mujer de la televisión que me conmovió e hizo que llorara y me indignara por ella y tercero, porque me apetece.

Durante el período que abarca desde el año 1996 hasta prácticamente el año 2000, bajo el mandato de Fujimori (ejem ejem) se ordenó esterilizar de forma forzosa a más de 200.000 mujeres, casi todas ellas indígenas (la mayoría Quechuas) y con pocos recursos económicos. Claro, ¿cómo iba a ser de otra forma? Todo aquel macabro proyecto estaba disfrazado de un supuesto plan gubernamental con el objetivo de controlar la natalidad de las zonas más empobrecidas del país andino.

La forma en que las afectadas explican como se les realizaron las esterilizaciones forzosas pone la piel de gallina. A pesar de que supuestamente en el plan de Fujimori estaba reflejado (en el papel y cara a la Comunidad Internacional) que la esterilización debía ser voluntaria, esto jamás se respetó. En muchas ocasiones, las mujeres eran abordadas en sus propias casas, llevadas a la parte de atrás de la vivienda e intervenidas allí, sobre la tierra, humilladas y violentadas, a veces anestesiadas (las que corrían con algo más de suerte) y otras no.

Algunas relatan como despertaban sobre un charco de sangre, doloridas y desorientadas ya estériles. Otras desaparecían misteriosamente y alguna era enterrada bajo la tierra en la que caía su sudor y que labraba con sus manos unas horas antes.

Aquello era un auténtico atentado contra la decisión, la libertad y la salud reproductiva de las mujeres.

En Perú continúa la lucha por encontrar la justicia para ellas. Hasta ahora, Victoria Vigo, una de las víctimas de las miles que han denunciado ante la Ley ha sido la única vencedora en un juicio. El médico que la esterilizó ha resultado ser el único declarado culpable aunque sigue ejerciendo la profesión y ella ha sido indemnizada con 2500 dólares. Todo ello, claramente insuficiente.

Actualmente, Alberto Fujimori se encuentra cumpliendo pena en un centro penitenciario por varias causas, además de los conocidos casos de corrupción, crímenes hacia la humanidad y violaciones de Derechos Humanos fundamentales. Él se encargaba mensualmente de pedir los informes de las intervenciones que se habían realizado, de la mano de sus ministros de Salud, entre los que destacaba Eduardo Yong Motta, Mariano Costa y Alejandro Aguinaga.

Algunas imágenes de la lucha que aún persiste y a la que hay que dar visibilidad: 





Por último, quiero y debo aconsejar un documental respecto a este tema. Yermas, de Televisión Española es uno de los mejores trabajos que he visto sobre esta temática. En él se refleja la realidad de muchas víctimas de tal horror y como aún la clase política no sabe o no quiere saber afrontar la responsabilidad que debería asumir.

Pica aquí para ver el documental.




Les dejo también una relación de artículos y páginas para quien quiera más información: 





A seguir en la lucha, aunque cada vez se haga más difícil y todo el apoyo a las mujeres afectadas.

Hasta pronto.

martes, 28 de enero de 2014

Hoteles peculiares



          La pereza es un pecado capital, malísima, lo peor de lo peor, lo sé y muchas veces se aposenta en mí a la hora de sentarme ante el ordenador a escribir. Me declaro culpable. Tengo que trabajar en ello y me imagino que sería buena idea plantearme como nuevo reto el vencerla en este 2014 que acaba de comenzar.

El otro día recibí en mi bandeja de entrada del correo una publicidad para que me animara a hacer una escapadita de fin de semana a no sé qué hoteles. Nada fuera de lo común, todo parecía muy normal, de hecho, ya estaba a punto de darle click a Delete y pasar al siguiente, pero algo llamó mi atención; una de las fotos de uno de los hoteles era peculiar, muy peculiar. El hotel en realidad era un avión. Esto me hizo no eliminar el email e ir más allá. La curiosidad entró en mí y empecé a buscar hoteles de todo el mundo que fueran extraños, fuera de lo común y descubrí muchos de lo más insólito.

A continuación van unos cuantos:

Aquí el de mi correo, el del avión. Se llama Jumbo Stay y está en Suecia, muy cerca del aeropuerto de Arlanda. Dirigido a amantes de la aviación o amantes de pasar horas y horas en un avión (ejem ejem) .


















Una vez más, son los suecos los que se las ingenian (¿ ?) para sorprendernos. El Langholmen está ambientado para que "juegues" a ser prisionero por un día. Es un antiguo centro penintenciario reconvertido en hotel, eso sí, de lujo, con desayuno incluído. Prefiero guardarme la opinión frente a este tipo de excentricidades empresariales.







En la región boliviana de Potosí, próximo al salar de Uyuni se encuentra el Hotel Palacio de Sal. Un precioso hotel construido 100% de sal. Paredes, techos, mobiliario... De hecho, cuenta con numerosos galardones por este motivo.







Y por último, el Hotel Kakslauttanen, en Finlandia. Sus habitaciones en forma de iglús te harán disfrutar de la aurora boreal de una forma mágica. Una auténtica maravilla para los sentidos.








¿Y vosotros/as? ¿Habéis estado en algún hotel parecido?

Un saludo.



sábado, 2 de noviembre de 2013

El Día de Muertos mexicano en Barcelona

Ante todo, volver a saludarles a todos/as. Hace más de un año que no me pasaba por aquí, de hecho, me ha costado horrores acordarme de la contraseña (casi tengo que crear otro blog, jaja). Después de muchos cambios, de recargar las pilas en mi isla, en casa, me vine con la música a otra parte... Total, que hice cajas y aterricé en Barcelona hace un mes justo hoy, día 2. ¿Qué sería de la vida sin aventuras, sin proyectos? ¡A por ello!
Yo ya había estado en la ciudad hacía muchos años y ya apenas recordaba los lugares míticos. Aún estoy curioseando, callejeando y descubriendo todo lo que ofrece el estar aquí.

Esta entrada va muy acorde con estas fechas. El día 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, en España. Poco voy a decir de los ritos de la propia fecha. Doy por hecho que todos sabemos como se celebra, las polémicas existentes (Halloween sí, Halloween no), las actividades que se suelen organizar...

He decidido ir más allá, cruzar el charco y hablar de la tradición que existe en torno a esta fecha en México. ¿Por qué México? Porque es un país que desde siempre me ha atraído muchísimo. Su milenaria cultura, su comunidad, su idiosincracia, su color, sus ilustres, su veneración, su dolor, su frontera...
Siempre he intentado empaparme de literatura, cine y amigos relacionados con el país.

El día 2 de noviembre, allí se celebra el Día de Muertos. La idea mexicana de la muerte es bastante peculiar. Se trata obviamente de venerar y honrar al fallecido pero no entre sombras y negro. Se crean altares en honor a la persona que ya no está, donde los protagonistas son los colores, objetos y alimentos más apreciados por el extinto. Se hacen reuniones familiares, en muchos casos en los cementerios, donde se recuerdan anécdotas y se ofrenda pan, frutas y demás víveres.

Aquí, en Barcelona, con motivo de este día tan especial se está llevando a cabo un evento de lo más interesante y recomendable: Memoria Viva 2013.




Se trata de altares, charlas y actividades en determinados puntos de la ciudad en torno a este tema.
Muchos bares y locales se vistieron con sus mejores galas e hicieron lo propio: intentar acercarnos a la cultura del Día de Muertos del país azteca, disfrutar de ello y aprender.
Fundamentalmente fue en la zona del distrito de Gracia donde hubo más movimiento y más actividades. Aquí les dejo una serie de fotos que saqué para que se hagan una idea: 

















Bueno, como pueden ver, es digno de disfrutar y conocer. Hasta aquí por hoy. Decir que si estás en Barcelona aún estás a tiempo de asistir a más actividades, no lo desaproveches. 



¡Volveré pronto!


martes, 12 de junio de 2012

El centro de Peñagrande


Después de haber estado este tiempo ausente, vuelvo al mundo de la blogosfera, con ganas de ponerme al día y ansiosa por leer todas las entradas que me he perdido.

Llevaba varios días pensando sobre qué escribir para mi vuelta, y es cierto que tenía y tengo algunos temas en mente pero lo que hizo que me decidiera por el que voy a tratar fue una entrevista que leí en un periódico digital a una escritora, Consuelo García del Cid, que ha trabajado en el tema y acaba de publicar un libro del llamado centro de Peñagrande.
Me horrorizó y quise conocer más sobre lo que aquella mujer contaba así que me puse manos a la obra y busqué, vi y leí.


El centro de Nuestra Señora de la Almudena, en el distrito madrileño de Peñagrande era un lugar regentado por el Patronato de Protección a la Mujer, del que era presidenta Carmen Polo. Con este último dato podemos situar fácilmente la época en que nos encontramos.
Era un centro al que iban a parar chicas jóvenes consideradas descarriadas o rebeldes. 
Existía una especie de policía femenina, mujeres simpatizantes del Régimen, que se dedicaban a identificar una posible conducta inadecuada de las menores. Estar embarazada, besar a un chico o que le gustara salir a bailar eran motivos suficientes para que una de estas agradables señoras diera parte y se procediera al ingreso de la chica. En otras ocasiones, era el propio padre el que llevaba a su hija, a la que previamente había violado.
Antes de ingresar en el centro, las chicas eran sometidas a un exhaustivo examen ginecológico donde al finalizar había dos posibilidades de diagnóstico: completa o incompleta, aludiendo a si era virgen o no.
El centro automáticamente se hacía cargo de la patria potestad hasta los 25 años (aunque la mayoría de edad se alcazaba por aquel entonces a los 21 años) de las mujeres que iban llegando.

Hasta aquí nada parece muy llamativo, salvo por la época represiva que se vivía. Pero no vayamos tan rápido.

Las chicas en el centro de Peñagrande eran vejadas, obligadas a trabajar sin descanso y sin importar el mes de gestación, humilladas, golpeadas e insultadas. Cuando se acercaba un parto, las subían a una habitación que entre las chicas llamaban “La Dolorosa”. No es muy complicado suponer por qué. Entre ellas se ayudaban a parir, y si había que practicar alguna cesárea, las monjas hacían el corte sin ningún tipo de anestesia ni calmante que ayudara a la chica a sobrellevar aquella tortura de una forma algo más digna.
Muchas de las internas cuentan como intentaban no separarse ni un segundo de sus bebés y si se ponían enfermos insistían en ir con ellos cuando el personal se los llevaba a un cuarto que llamaban “El botiquín”:  ya había ocurrido que el niño que se llevaban no volvía a aparecer,  pues su catarro se había complicado y el bebé había fallecido sospechosa y precipitadamente.
También, de vez en cuando, aparecían por el centro parejas adineradas ofreciendo dinero por algún niño, a lo que las madres normalmente se negaban. Eso sí, con el posterior parloteo e insulto de alguna monja hacia la joven madre que había declinado la oferta.

Mencionar que el  Dr. Vela, actualmente imputado por el caso de los Niños Robados, mantenía estrecho contacto con este tipo de centros.

La vida en aquel lugar era inaguantable, un verdadero infierno. Algunas muchachas llegaron a tirarse por el hueco de la escalera como la única vía de escape posible a la aterradora situación que vivían.

Peñagrande estuvo activo desde el año 1952 hasta 1983, sí sí, como lo leen, en plena democracia aún seguía activo este correccional femenino. De hecho, un testimonio de una mujer que estuvo allí interna narra como eran ellas las que empaquetaron material de Naranjito, la mascota de la Copa Mundial de Fútbol, celebrada en España en el año 1982.

Hoy en día, el centro de Nª Señora de la Almudena- Peñagrande está reconvertido en un instituto de secundaria. Apenas hay fotografías de cómo era el centro antaño (adjunto algunas de la parte que está abandonada), aunque poco a poco van apareciendo testimonios de mujeres que allí sufrieron una barbarie; también historias de hijos que nacieron en el centro y hoy buscan a sus madres. Se están creando plataformas para intentar buscar respuestas y paliar el dolor causado.


A mí, llegados a este punto, se me vienen a la cabeza varias preguntas para concluir el tema: ¿Y ya? ¿No hay ningún tipo de justicia para estas mujeres? ¿Quién va a responsabilizarse por esos maltratos?  No lo logro entender. Ánimo a todas ellas.



Algunas imágenes del horror:









viernes, 30 de marzo de 2012

Ausencia

A veces la vida te zarandea y te plantea situaciones muy complicadas. Yo, ahora mismo, estoy muy triste, ¿por qué no decirlo? Ya sé que es ley de vida, que hay que aprender a vivir con ello, que todos nos vamos a morir y que aquí no se queda nadie... pero, claro, es muy jodido.

Por todo esto, he estado ausente en el mundo de la blogosfera, aunque quizás aún tarde algo en volver (espero que no mucho). Echo de menos escribir y leer todas vuestras entradas... Prometo ponerme al día en breve y volver con toda la fuerza de la primavera (pero sin alergias). Pongo una foto para entrar en calor.





Un beso.

Elena